¿Qué es mejor? ¿Un coche eléctrico o un coche híbrido?

Publicado por De camino en 18/09/20 11:30
De camino
Encuéntrame en:

electricos-hibridos

Antes todo era más sencillo. A la hora de escoger un motor para nuestro coche toda duda se basaba en si diésel o gasolina. No había más. Pero a día de hoy los fabricantes ofrecen un gran abanico de posibilidades. Diésel, gasolina, a gas, eléctrico, híbrido, híbrido enchufable e incluso de hidrógeno. Ante tanta diversidad es normal no saber que solución tomar, las dudas crecen. Pero no te preocupes, que nosotros te vamos a ayudar a saber ¿qué es mejor? ¿Un coche eléctrico o uno híbrido?

¿QUÉ LOS DIFERENCIA?

Lo primero de todo es saber qué diferencias hay entre ellos. Un vehículo eléctrico es aquél que prescinde de la parte térmica. Su movimiento es completamente eléctrico, y en este caso no hay muchos tipos, pero sí que podemos encontrar diversas soluciones en cuanto al número de motores eléctricos y capacidades de batería. Un coche híbrido es aquél que emplea un sistema de propulsión variado, motor de combustión apoyado por un motor eléctrico. Hay tres tipos: microhíbridos, híbridos convencionales e híbridos enchufables. Conozcamos un poco más sobre cada uno.

Un microhíbrido, también reconocidos Mild-Hybrid o por las siglas MHEV, cuenta con la versión más ligera de electrificación que existe. Como todos los híbridos del mercado, la DGT lo certifica con la etiqueta ECO. El motor de combustión, indistintamente diésel o gasolina, monta un esquema eléctrico auxiliar conectado a una batería de poca capacidad. Recupera energía en las frenadas, la almacena, y luego la desprende brevemente para ayudar al motor térmico cuando éste lo necesite. No es capaz de desplazarse de forma 100% eléctrica.

Los híbridos convencionales cada vez son más populares. Son el paso siguiente en lo que a electrificación se refiere. En este caso un motor de gasolina, siempre gasolina, queda unido a un motor eléctrico y a una batería. La ventaja que presenta es que sí puede desplazarse de forma 100% eléctrica, aunque su rango de autonomía es bastante limitado, entre dos y cinco kilómetros. No hay que recargarlos pues ellos mismos se recargan con las frenadas. También quedan certificados como vehículos ECO.

Llegamos al nivel donde la electrificación toma un mayor peso. Los híbridos enchufables montan generalmente un motor de gasolina. A él, una vez más, se asocia al menos un motor eléctrico y una batería de gran capacidad. Puede desplazarse de forma plenamente eléctrica con una autonomía comprendida entre los 40 y los 100 kilómetros, depende del tamaño de la batería en sí. En este caso, dado el gran tamaño de la pila, es necesario enchufarlos para recargar por completo la pila. Si la autonomía eléctrica supera los 40 kilómetros, son homologados con la etiqueta CERO de la DGT.

ENTONCES, ¿QUÉ ES MEJOR?

La conveniencia de uno u otro sistema de movilidad va a depender en gran medida del uso que le vayamos a dar a nuestro coche. En función de nuestro rango de actuación será recomendable una mecánica u otra. Veamos entonces cuál es la mejor solución en cada caso particular.

    • Uso urbano: Eléctrico, sin lugar a duda. Por el momento la red de recarga y la autonomía de los coches eléctricos está muy limitada, pero son la solución ideal para los recorridos urbanos o desplazamientos diarios de menos de 50 kilómetros. Al disponer de la etiqueta CERO, pueden moverse sin importar protocolos o zonas de bajas emisiones. Además, no tienen que pagar por aparcar en la calle. Eso sí, obligan a tener una toma de carga doméstica. Si realizamos las recargas en los puntos de la calle, el coste por uso va a crecer considerablemente. También hay que saber que los coches eléctricos son mucho más caros que los correspondientes en diésel o gasolina.
    • Uso mixto: Si nuestro día a día nos lleva por recorridos urbanos y por carretera, puede que la solución más pragmática sea un híbrido. Ya sea híbrido enchufable o híbrido convencional. Podemos circular en modo eléctrico en tramos urbanos, reduciendo consumos, y una vez salgamos a carretera convencional tener las ventajas de un motor de combustión de los de toda la vida. Sus pegatinas favorables también les permite moverse sin problemas. Siguen siendo opciones más caras, y requieren un periodo de aprendizaje para aprovechar todas sus ventajas.
    • Uso en carretera: Para recorridos plenos por vías secundarias o carreteras rápidas, lo mejor siguen siendo las mecánicas más tradicionales, o las mecánicas que más se aproximen a ellas. El microhíbrido es una gran opción en este caso. Intrusión eléctrica mínima, uso común, precio inferior y consumo contenido. También puede ser recomendable un híbrido convencional, aunque no es el escenario más provechoso. Los eléctricos sufren por autonomía y por la escasa red de recarga.

Antes de comprar un coche hay que analizar el uso que le vamos a dar. Déjate aconsejar por un experto y comprueba bien cuál es la solución que mejor se adapta a tus necesidades. Una mala elección puede salirnos cara.

¡Suscríbete a nuestro blog para recibir más contenidos como este! Ponemos a tu disposición los temas más actuales sobre el mundo del motor. ¡No te lo pierdas!

suscripcion-de-camino

Temas: coches electricos, ecologia, coches hibridos

De camino...

Al trabajo, al cole con los niños, a tus vacaciones… a donde sea, te acompañamos con los mejores trucos, consejos y recomendaciones para sacar el máximo partido a tu coche. Los contenidos de utilidad elaborados por expertos en motor y movilidad sobre:

  • Mantenimento
  • Seguridad
  • Comfort
  • Ahorro
  • Tecnología del automóvil
  • Normativa legal
  • Tendencias en movilidad
  • Disfrute de tu vehículo
guia-restricciones-dgt
Guía de Reconocimiento Visual de tu vehículo
guia-compra-neumaticos

Suscríbete al blog

Últimos posts

Posts por temáticas

Ver todo