¿Qué hay que tener en cuenta en el mantenimiento preventivo de tu coche?

Publicado por De camino en 24/04/19 14:11
De camino
Encuéntrame en:

mantenimiento-preventivo-coche

Como bien dice el refrán más vale prevenir que curar, y si hay dinero de por medio, mucho mejor. El mantenimiento preventivo hace referencia a esos pequeños cuidados especiales que debemos aplicar para que así podamos alargar la vida de nuestro coche y por lo tanto tengamos que pasar menos por el taller y gastarnos menos dinero.

Para conseguir este objetivo tendremos que prestar atención a un pequeño listado de elementos de nuestro coche. Por ello, te damos una pequeña lista de consejos a seguir en el mantenimiento preventivo de tu vehículo.

EL COMBUSTIBLE, SÍ ES DEL BUENO, MEJOR

Puede que esta sea la operación que más repetimos los conductores, pero no siempre prestamos atención a esta maniobra cotidiana. En el mercado existen actualmente varios tipos de combustibles: diésel y gasolina. Cada uno presenta varios niveles de calidad, y desde aquí siempre recomendamos gastarse un poco más para alargar la vida de nuestro motor, ya que con el tiempo podemos evitar males mucho mayores.

La oferta diésel tiene dos niveles, los considerados diésel barato y diésel caro. Las diferencias entre ellos van más allá del precio, siendo aproximadamente seis céntimos mayor en el caso del líquido premium. Ese incremento de coste se explica en que el diésel óptimo presenta una serie de aditivos y complementos que evitan la corrosión y alargan la vida del motor. Además cuentan con una mayor cantidad de cetanos. Estos actúan directamente sobre el rendimiento del motor, y en el caso del más caro suelen producir una mejora de rendimiento del motor de entre un 3 y un 5%.

carburante-coche

A una menor cantidad de centanos un menor rendimiento y un mayor desgaste del motor y de los filtros, ya que el diésel barato no incorpora esos aditivos que antes mencionábamos. En contra de la teoría popular no sirve de nada repostar diésel premium de vez en cuando, lo más recomendable es hacerlo de forma habitual porque de lo contrario los beneficios no se dejarían notar.

Con la gasolina pasa algo muy parecido. En este caso los octanos actúan a modo de cetanos, y actualmente contamos con dos tipos de carburantes en nuestro país: gasolina 95 y gasolina 98. Una vez más hay diferencias más allá del precio, y estas, otra vez, nos llevan a la mejora de rendimiento y mantenimiento al repostar gasolina con un mayor octanaje. A fin de cuentas todo consiste en gastarse más para prevenir averías mucho más caras y peores en el futuro.

BATERÍA

Es la fuente de alimentación de nuestro coche, y si nos quedamos sin alimentación, todos sabemos lo que pasa. La batería suele ser uno de esos elementos que solo nos viene a la cabeza cuando se acaba, pero nosotros podemos mimarla en nuestro mantenimiento preventivo para que así podamos alargar su vida y no nos deje tirados en el peor momento.

  • Si no mueves el coche muy a menudo lo mejor que puedes hacer es desconectarla directamente. De esta manera la batería no tendrá consumo alguno y no se gastará.
  • El invierno y el frío son los enemigos de las baterías, en esta época del año conviene vigilar el estado de la carga con un amperímetro.
  • Podemos ayudar a que la energía se consuma más despacio si no conectamos, hasta que entre en temperatura el motor, elementos que supongan un gran esfuerzo para la batería, como la luneta térmica o los asientos calefactados. Estos consumen mucha electricidad, y si la batería todavía no está rindiendo al 100% de su capacidad provocaremos un rápido desgaste.
  • Otro consejo práctico es limpiar los bornes de la batería de vez en cuando y comprobar que están despejados de óxido u otras impurezas que puedan causar daños eléctricos.

Sin embargo, por mucho que hagamos, llegará el momento en el que se agote y haya que realizar el cambio de batería. En este punto conviene revisar lo establecido por el fabricante como la opción más óptima y, aunque la maniobra sea sencilla, muchas marcas desaconsejan realizar el cambio de forma casera ya que se pueden provocar daños en el sistema eléctrico del coche, lo que a su vez supondría una reparación mucho más cara.

VIGILA EL NIVEL DE LOS LÍQUIDOS

liquidos-coche

Revisar los niveles de los líquidos es una operación muy sencilla en la lista de tareas por hacer en nuestro mantenimiento preventivo. Piensa que sin esos líquidos el coche no funciona, así que lo mejor es tenerlos en un estado óptimo para no recaer en males mucho mayores que pueden incluso acabar con la vida de nuestro motor de forma dramática. Son operaciones sencillas que no requieren mucho tiempo, pero sí un poco de atención para que las lecturas sean correctas.

El primero y el más sencillo es el nivel del líquido refrigerante.

  • La mayoría de los fabricantes incluyen depósitos semitransparentes que permiten controlar el nivel sin tener que abrirlos. Además este suele ir señalizado con marcas que hacen mucho más fácil el reconocimiento.
  • En caso de detectar un nivel bajo, debemos rellenarlo con uno de los muchos líquidos refrigerantes que podemos encontrar en el mercado. Vale con comparar entre ellos y optar por el más conveniente para nuestro caso.
  • Para acabar, no está de más vigilar el estado de los manguitos auxiliares y, en caso de detectar una pérdida o algún problema, acudir al taller para subsanar el problema antes de que se haga más grande.

Otro de los líquidos fundamentales, puede que el que más, es el aceite. A través de la varilla de medición que incorporan todos los coches del mercado podemos saber si el nivel es el adecuado. En este caso es muy importante que la medición la hagamos en caliente, con el motor a temperatura óptima, ya que en caso contrario no lo estaremos haciendo correctamente.

En caso de que la varilla indique una cantidad menor a la óptima tendremos que rellenar el depósito con el aceite correspondiente que se especifica en el manual de instrucciones de nuestro coche. En caso de no saber cómo asistir a un taller especializado para no acabar lamentando males mayores.

Además de estos dos puntos principales de atención podemos atender al estado de otros niveles para que el mantenimiento preventivo de nuestro coche sea el correcto. Estos pueden ser el nivel de líquido de frenos o del líquido limpiaparabrisas. El primer caso es más importante si cabe, y ante la menor pérdida de rendimiento de nuestros frenos debemos visitar inmediatamente a nuestro mecánico para averiguar el origen del problema.

FRENOS Y SUSPENSIÓN

Todo lo que tenga que ver con el tren motriz del coche resulta de suma importancia cuidar.

  • Por un lado está la suspensión, que solemos asociar únicamente con la comodidad del coche. En realidad todo el conjunto de suspensiones juega un papel mucho más importante ya que su correcto estado y mantenimiento garantizan un comportamiento óptimo en la conducción. De vez en cuando conviene echarse al suelo para comprobar que todo está bien, y a la mínima que notemos que la dirección o la suspensión no actúan como deben acudir a un taller.
  • En cuanto a los frenos resulta más fácil vigilarlos ya que con echar un vistazo detrás de las ruedas nos servirá para detectar si hay algún problema o no. Revisa el estado de los discos, que no presenten protuberancias y estén limpios, y en cuanto a las pastillas de freno debemos vigilar que el coche frena correctamente cuando vamos conduciendo sin ruidos o vibraciones.

Esto, junto con la revisión del líquido de frenos anteriormente mencionado, es garantía de un buen mantenimiento preventivo del coche.

LUCES

Otro de esos elementos que solo nos acordamos cuando nos falta. Las luces son esenciales en nuestros coches. Tenemos y debemos estar atentos a su estado, revisando siempre que no llevemos ninguna luz fundida y que las delanteras están bien alineadas y configuradas. Si no es así, además de ser rechazados en la ITV, podemos deslumbrar a otros conductores ya que es uno de los elementos que más se controlan. No hay que olvidarse de las luces antiniebla, que aunque resultan ser poco usadas son una poderosa arma para esas situaciones críticas de baja visibilidad.

luces-coche

En caso de necesitar sustituir una de las bombillas de nuestro coche, que puede ser más o menos fácil en función del modelo y el fabricante, hay que revisar el libro de mantenimiento siguiendo las instrucciones que están reflejadas. A la hora de cambiar las luces de nuestro coche podemos revisar si en el mercado hay alternativas mejores. Sin embargo, hay que comprobar siempre que sean válidas y homologadas para nuestro modelo, ya que si no estaremos incurriendo en un problema de circulación que puede suponer una multa o un rechazo en la ITV.

NEUMÁTICOS

Por último y no menos importante en nuestro programa de mantenimiento preventivo, los únicos elementos que nos fijan y conectan con el terreno: los neumáticos.

Cada cierto tiempo, una vez al mes o una vez cada dos semanas si hacemos muchos kilómetros, debemos revisar la presión de los neumáticos para así mantenerlos en un nivel óptimo que garantice el mejor agarre y el mejor comportamiento posible. La lectura en estos casos debe hacerse en frío, no habiendo recorrido más de 15 kilómetros.

Una baja presión debilita el neumático. Y, además de elevar el riesgo de reventón, incrementa el consumo y reduce la adherencia. Llevar el neumático sobreinflado tampoco resulta bueno porque disminuimos la superficie de contacto de la goma con el terreno, lo que ahonda en una menor adherencia y un mayor riesgo para nosotros. Para saber cuál es la presión óptima de nuestros neumáticos basta con dirigirse al libro de mantenimiento del coche y verificar lo estipulado por el fabricante para nuestro modelo, atendiendo a si viajamos cargados o no.

En una periodicidad mayor hay que revisar el estado del dibujo. En caso de ser menor a 1,6 milímetros estaremos bajo el mínimo estipulado y nos veremos obligados a cambiarlos. También hay que revisar que no se forman grietas o protuberancias en los flancos, ya que eso supone un defecto en el neumático que puede causar un pinchazo o un reventón. A la hora de cambiar los neumáticos conviene invertir en uno de primeras marcas, ya que estos garantizan una mayor seguridad y un mejor comportamiento en terrenos deslizantes.

Si seguimos todos estos sencillos pasos nuestro coche nos lo agradecerá con una vida más larga. El mantenimiento preventivo apenas supone tiempo y esfuerzo pero puede marcar la diferencia entre una pequeña avería o una grande. No podemos olvidar prestar atención a todas y cada una de estas revisiones y siempre seguir las indicaciones del manual de instrucciones del coche.

En caso de no saber cómo actuar mejor ponernos en manos de profesionales porque podemos acabar teniendo problemas mucho más graves. Por ello, ponemos a tu disposición nuestra Guía de Reconocimiento Visual con los mejores consejos para tener tu vehículo siempre a punto.

Guía de Reconocimiento Visual del tu vehículo

Temas: mantenimiento

De camino...

Al trabajo, al cole con los niños, a tus vacaciones… a donde sea, te acompañamos con los mejores trucos, consejos y recomendaciones para sacar el máximo partido a tu coche. Los contenidos de utilidad elaborados por expertos en motor y movilidad sobre:

  • Mantenimento
  • Seguridad
  • Comfort
  • Ahorro
  • Tecnología del automóvil
  • Normativa legal
  • Tendencias en movilidad
  • Disfrute de tu vehículo
Guía de Conducción Segura FirstStop pdf
Guía de Reconocimiento Visual de tu vehículo

Suscríbete al blog

Últimos posts